24 de julio de 2024 | Actualizado 18:29

Automóviles y graneles escapan al declive global de los tráficos en el puerto de Barcelona

El movimiento total y los contenedores caen a doble dígito hasta abril, una evolución similar a otros recintos comparables del entorno
Terminal de vehículos en el puerto de Barcelona | Noatum

Las terminales del puerto de Barcelona reflejan los efectos de la “contracción de los intercambios comerciales en todo el mundo”, con el volumen de mercancías en el puerto catalán registrando decrecimientos a nivel global desde inicios de año hasta el mes de abril. De hecho, el movimiento portuario se mantiene el 11,6% por debajo del mismo periodo de 2022, situando el volumen acumulado en 20,7 millones de toneladas hasta abril. Sin embargo, la evolución general a la baja contrasta con los flujos de automóviles que pasan por la instalación, que siguen en un baremo muy superior al resto de mercancías, en gran medida apoyados por las remesas de vehículos asiáticos que el puerto atrae desde hace meses. Asimismo, los graneles líquidos han remontado, en ciertos casos, una tendencia negativa acumulada en los primeros meses del ejercicio. Por parte de los sólidos, estos “muestran crecimiento sostenido”, afirman fuentes de la autoridad portuaria.

266.789 automóviles

El movimiento de vehículos del primer cuatrimestre, 266.789 unidades, es el 88,8% superior al año pasado

En el caso de los automóviles, la cifra más reciente se sitúa en 266.789 unidades acumuladas, un aumento del 88,8% de este tráfico respecto al mismo periodo de 2022, o del 81,2% en cuanto a toneladas que incluyen vehículos y piezas. Se trata del porcentaje positivo más amplio en unos tráficos que, en general, experimentan declives en sus volúmenes. El crecimiento de las remesas de vehículos se despliega sobre todas las modalidades que afectan a su transporte por el puerto en los primeros cuatro meses del año, registrando aumentos del 41,8% en aquellos que se cargan en el puerto, y hasta del 191,3% en los que se desembarcan y del 192,7% en los que realizan tránsito en Barcelona. En todo caso, la cifra global de crecimiento hasta el mes de abril se apoya también en las del periodo inmediatamente anterior, ya que no logra ser tan alta como la de los tres primeros meses 2023, en los que ese porcentaje se aproximó al 100% e incluso lo superó en enero y febrero.

Por otro lado, la Autoridad Portuaria de Barcelona también destaca el comportamiento de algunos líquidos a granel, que logran “recortar la caída interanual de principios de año”. En este sentido, cita el papel del gas natural, que deja atrás cifras negativas próximas al 50% en enero y ya alcanza los números verdes hasta abril (+1,1%). También subraya la evolución de los productos químicos, que experimentan un crecimiento del 23%, y la recuperación de los aceites y las grasas (+3,3%). Eso sí, el cómputo general de los graneles líquidos se mantiene en cifras inferiores a las de hace un año (-16,4%), aunque se hayan frenado los descensos de meses anteriores.

La carga contenerizada con China, el principal ‘foreland’ del puerto, desciende el 12,4%

En el caso de los graneles sólidos, son las 390.880 de cemento y clínker (+44,9%) y las 221.193 toneladas de sal común (+72,5%) acumuladas las que generan más crecimiento interanual. En cambio, es mucho menor el que respecta a los cereales y las harinas (+0,6%), mientras que las potasas siguen en cifras negativas comparadas con abril de 2022 (-25,3%).

MENOS CARGA CONTENERIZADA
El segmento de la carga contenerizada, en cambio, es la que estira los datos de tráfico a la baja en la comparativa interanual. El puerto de Barcelona ha alcanzado el millón de teus en el primer cuatrimestre de 2023, lo que supone el 13% menos que en el mismo periodo de 2022. El dato de abril corrobora un deterioro progresivo a medida que avanza el año, ya que esos porcentajes fueron del 7,8% hasta febrero y del 11,9% hasta marzo, unas dinámicas similares a otros recintos de su entorno. Se registran descensos del 8,7% en cuanto a los contenedores llenos de importación, del 10,5% en la exportación, y hasta del 26,8% en los de tránsito. Por otro lado, las unidades de transporte intermodal (utis) consiguen paliar su tendencia al descenso respecto a inicios de año, pero su porcentaje sigue arrojando decrecimiento (-3,7%).

Por origen y destino, China, el principal ‘foreland’ del puerto catalán en cuanto a carga contenerizada, ha registrado una caída del 12,4% de teus llenos intercambiados en lo que va de año (con un total de 117.638 teus). De hecho, los descensos son generalizados en la mayoría de áreas geográficas a excepción de los países del Sudeste Asiático (ASEAN), Vietnam (12.838 teus) y Malasia (7.858 teus), con los que se alcanzan incrementos del 39% y del 56% respectivamente; y con Emiratos Árabes Unidos, con el que se registra un aumento del 12,7% respecto a 2022.

EL TRÁFICO DE PASAJEROS SIGUE MUY POR ENCIMA DE 2022
Las cifras de pasajeros del puerto de Barcelona al inicio del segundo cuatrimestre del año sigue reflejando un gran incremento respecto a 2022. En los primeros meses del año pasado aún coleaban algunos remanentes de la pandemia, y sus datos fueron el 87,9% inferiores a los que registra ahora la instalación portuaria catalana. Esa diferencia se ha matizado respecto a la que arrojan el acumulado hasta febrero (100%) y marzo (105%). Con 357.722 personas, los ferries de línea regular experimentan un crecimiento del 36,6% en 2023, mientras que el cómputo para los cruceros es de 557.072 pasajeros, el 147,6% superior a abril del año pasado.