25 de noviembre de 2020 | Actualizado 18:58

Bilboestiba reclama a las administraciones imponer la ley y garantizar el futuro del puerto

Las empresas alertan de que el desvío de tráficos registrado corre el riesgo de transformarse en abandono permanente por las grandes líneas
Estiba de carga de proyecto en el puerto de Bilbao | Autoridad Portuaria de Bilbao

La sociedad de estiba y desestiba del puerto de Bilbao (Bilboestiba CPE) ha apelado a las instituciones para que impongan “la ley en el puerto de Bilbao y garanticen el futuro del puerto”. Tras 25 días de huelga “y su posible prolongación hasta el 9 de diciembre, a las cuatro empresas que integran la sociedad de estiba y desestiba del puerto de Bilbao no les corresponde afrontar ni el desafío que entraña ni las consecuencias que pueda desencadenar hacer efectivo el mandato legal de liberalizar la estiba”, ha afirmado Bilboestiba. “Dada la gravedad de la situación”, ha continuado, “cifrada en una enorme y creciente pérdida de líneas y tráficos, es urgente la intervención de los poderes públicos para imponer la legalidad en esta infraestructura crítica y atajar las prácticas ilícitas habituales: amenazas, coacción a otros trabajadores y retención de la mercancía, entre otras”.

La sociedad de estiba señala que les va a resultar muy difícil a las empresas recuperar las inversiones

Las empresas estibadoras han afirmado que el desvío de tráficos registrado hasta ahora “corre el riesgo de transformarse en el abandono permanente del puerto de Bilbao por parte de las grandes líneas”. Esto, según Bilboestiba, “pondría en peligro la supervivencia de los operadores marítimos, los modos de transporte complementarios, las empresas industriales y de servicios así como la propia continuidad de Bilboestiba”. En este sentido, han añadido que se trata “en todos los casos de empresas seriamente afectadas por los efectos de la pandemia que apenas comenzaban a recuperar el pulso”. En concreto, “a las cuatro compañías estibadoras les va a resultar muy difícil recuperar las grandes inversiones realizadas en los últimos años y se verán obligadas a replantearse radicalmente sus proyectos futuros”.

La sociedad de estiba ha señalado que hay “centenares de empresas y miles de trabajadores que ven comprometido su futuro por poco más de tres centenares de estibadores con una alta retribución salarial garantizada”. Bilboestiba ha señalado que la “catarata de ERTE y ERE que vaticinan algunos observadores no parece ser un problema para este colectivo, que afirma tener la solidaridad por bandera”. Asimismo, ha manifestado que también son víctimas de la huelga “los empleados eventuales, usados como fuerza de choque y argumento espurio por los sindicatos cuando, en realidad, se trata de meros rehenes de una estrategia que sólo les conduce a la pérdida de jornales”. “Mientras tanto”, ha continuado, “sus pretendidos defensores se aseguran obscenamente los pluses y ventajas de los turnos que les impiden realizar y se esmeran en que no prosperen las iniciativas de las empresas para formar y especializar a este colectivo”.

Bilboestiba sostiene que es preciso determinar las responsabilidades de cada instancia administrativa

Por ello, Bilboestiba ha apuntado que es preciso “e inaplazable determinar las responsabilidades de cada instancia administrativa en esta situación de emergencia y exigir que actúe en consecuencia sin apelar negligentemente al “entendimiento entre las partes” o a la “búsqueda de soluciones innovadoras de diálogo”, como se ha propuesto desde la delegación del Gobierno en el País Vasco y la consejería de Trabajo y Empleo del Gobierno Vasco, respectivamente”. Las estibadoras han señalado que difícilmente “pueden hallarse soluciones innovadoras de diálogo con quienes nunca han necesitado dialogar porque siempre han impuesto sus condiciones en un entorno laboral tan anacrónico y anómalo que ha merecido una regulación liberalizadora específica que, por otra parte, no termina de fraguar”.