28 de junio de 2022 | Actualizado 12:26
El presidente de Baleària, Adolfo Utor, durante el acto de presentación de resultados anuales | J.S.

Baleària confía en su solvencia económica para sortear el alza de costes y una mayor competencia

La compañía marítima crece en tráficos de pasajeros y mercancías, y supera por primera vez los 100 millones de euros de Ebitda

La naviera Baleària registró el pasado ejercicio crecimientos en todos sus tráficos, lo que le ha permitido obtener unos beneficios de 49 millones de euros y compensar así las pérdidas de 15 millones del año anterior, superando por primera vez en su historia los 100 millones de Ebitda. “Estos resultados nos permitirán amortizar la deuda”, ha manifestado este jueves su presidente, Adolfo Utor. También “contribuyen a consolidar la solvencia de la compañía, fortalecen nuestra caja y nos van a permitir mantener nuestro plan de inversiones”. Además, en los dos primeros meses de este año, Baleària ya supera las cifras prepandémicas de facturación de 2019, lo que genera optimismo en la compañía marítima. A pesar de estas cifras, Adolfo Utor teme que el aumento de los costes energéticos y de la competencia en su mercado estratégico comprometan su senda de crecimiento. 

“A pesar de las circunstancias adversas, mantendremos nuestra apuesta por el uso del GNL”
Adolfo Utor Presidente de Baleària

En primer lugar, el alza del combustible podría suponer un condicionante para el plan de flota en que se encuentra inmersa, cifrado en 380 millones de euros, para el desarrollo de buques impulsados por motores duales de gas natural licuado (GNL). Ya han remotorizado seis ferries e incorporado tres buques de nueva construcción a su flota. Sin embargo, debido al reciente aumento de los costes del gas, “nos hemos visto obligados a reducirlo y sustituirlo por fueloil bajo en azufre (VSFO)”, reconoce Utor. “A pesar de las circunstancias adversas, mantendremos nuestra apuesta por el GNL”, pues en su opinión el actual alza de precios tendrá un carácter coyuntural: “Los precios volverán a normalizarse y estaremos preparados para ese momento”.

Otro de los condicionantes al crecimiento de Baleària se encuentra en la entrada de nuevos actores en el cabotaje con las Baleares. La compra de Trasmediterránea por parte de Grimaldi para la creación de Trasmed GLE, así como la entrada de Grandi Navi Veloci (GNV, del grupo MSC), han provocado una creciente competencia en el mercado, tanto para pasajeros como para mercancías. “En estos momentos, hay un 50% más de oferta de transporte en metros lineales de mercancías que en 2019”, ha apuntado el presidente de Baleària. Por tanto, ha continuado, “es inevitable que una sobreoferta como esta nos afecte”. 

Sin embargo, el presidente de la naviera alicantina confía en su liderazgo en el mercado y su valor añadido como empresa local: “Baleària ha crecido y se ha desarrollado en un marco de libre competencia, y así seguirá haciéndolo con éxito, como siempre lo hemos hecho”, manifiesta Utor. Para superar las adversidades, ha anunciado que usarán la caja producida en este ejercicio, en que se han ingresado cerca de 396 millones de euros, para redoblar su esfuerzo inversor “con alianzas estratégicas que refuercen nuestra soberanía local”.

RECUPERACIÓN DE TRÁFICOS
Baleària ha logrado mantener en el último ejercicio su crecimiento en el transporte de mercancías, un segmento en el que redobló su apuesta tras la llegada de la pandemia y el parón de la actividad del pasaje. De este modo, con más de 6,5 millones de metros lineales movidos, ha aumentado el 15% las cifras de 2020 y el 7,5% más que en el 2019. Este aumento se atribuye, principalmente, a los resultados de las rutas internacionales, que si bien representan el 24% del total, han crecido cerca del 50% en relación a 2019, especialmente gracias a las líneas con Marruecos, que únicamente permiten el transporte de carga.

Baleària supera sus tráficos prepandemia de mercancías (+7,5%), pero sigue muy por debajo en pasajeros (-34%)

A pesar de que la recuperación de la actividad le ha permitido aumentar el 38% de sus tráficos de pasajeros en 2021, transportando un total de 2,9 millones de personas, Baleària se mantiene todavía muy por debajo de las cifras prepandemia en este segmento (-34%). Las restricciones a la movilidad han repercutido en las rutas en el exterior (Norte de África y Bahamas), que tan solo ha representado el 5% del total, pero han redoblado el turismo nacional, con crecimientos del 40%. “Se ha impuesto el turismo de proximidad: el verano pasado, en Formentera no se habló en italiano”, ha ejemplificado el presidente de la compañía. 

En todo caso, los tráficos de pasajeros internacionales se mantienen el 85% por debajo de niveles prepandémicos. El cierre producido desde marzo de 2020 en la Operación Paso del Estrecho (OPE) también ha afectado. Gracias al restablecimiento de las relaciones diplomáticas con España, “tenemos la buena noticia de que parece que Marruecos va a abrir los puertos de Algeciras y Almería”, ha celebrado el presidente de la naviera. Este cambio favorece la reapertura de las líneas sureñas de Baleària, pero “toda buena noticia tiene una contrapartida: no sabemos lo que ocurrirá con Argelia”, donde a finales del año pasado la naviera reabrió su línea regular desde Valencia y donde tenía previsto abrir nuevos servicios en el futuro.