2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

El puerto de Tarragona ultima la redacción de la segunda fase en su terminal de Guadalajara

La autoridad portuaria está finalizando la primera fase constructiva y prevé lanzar la licitación de la segunda a finales de este año
Autoridad Portuaria de Tarragona

La Autoridad Portuaria de Tarragona está ultimando la redacción del proyecto constructivo para la segunda fase de obras de su terminal intermodal de Guadalajara-Marchamalo. Los plazos que maneja el recinto catalán para su licitación están previstos para finales de año, momento en que iniciarán los trabajos, con una duración de 12 meses. De este modo, la terminal, que actualmente se encuentra en la recta final de la primera fase, se prevé que esté lista a finales de 2023, año en que coincide la finalización de los principales proyectos estratégicos del puerto, así como la llegada del Corredor Mediterráneo a Tarragona.

La segunda fase consistirá en la urbanización, hormigonado, alumbrado y conexión con la red de Adif

La empresa encargada de las obras, Vías y Construcciones (ACS), está terminando, 11 meses después de su inicio, la primera fase de las obras, consistente en el movimiento de tierras. En esta etapa inicial, se ha realizado primeramente el desbroce de 157.000 metros cuadrados de terreno y se han ejecutado las excavaciones para nivelar las diferentes zonas de la explanada, en las que se han movido 166.000 metros cúbicos de tierras. En este lugar, se situará la plataforma y las vías de carga y descarga de la futura terminal intermodal.

Además del movimiento de tierras, “se ha colocado un terraplén de altura variable ejecutado con material tolerable, una explanada de 75 cm de espesor con suelos seleccionados y, una base de 25 cm de grosor para el futuro pavimento”, especifica la autoridad portuaria. En total, entre las diferentes capas de suelos que se han ido colocando, se encuentran 25.000 metros cúbicos de capa de forma, 85.000 de suelo seleccionado y 30.000 de todo. En la actualidad, la empresa constructora está terminando la compactación de las 12 hectáreas de explanada, sonde es están instalando 900 metros lineales de cierre perimetral, una plataforma con muro de hormigón y con red metálica en la zona paralela a las vías de Adif, así como la colocación de 600 metros de colectores para la recogida de aguas.

SEGUNDA FASE EN MARCHA
La autoridad portuaria asegura que ya se encuentra “en la fase final de la redacción del proyecto para la segunda fase”. Esta actuación se licitará a finales de este año, de manera simultánea al fin de la primera fase, “para evitar al máximo posible los tiempos muertos entre fases constructivas”. Esta segunda fase consistirá en la urbanización de la terminal, el hormigonado de la explanada, la instalación de alumbrado y la realización de conexiones ferroviarias con los dos puntos de la red de Adif, uno con dirección a Zaragoza y el otro dirección Madrid.

Este proyecto ferroviario, incluido en el plan portuario Horizonte 2023, es “una gran oportunidad de crecer en intermodalidad”, uno de los principales objetivos del puerto de Tarragona. Se trata de una terminal multipropósito y multicliente situada en el centro peninsular, que “permitirá la conexión con los principales puertos marítimos del Estado”. De este modo, su conexión con la terminal intermodal de la Boella, otro proyecto clave cuya modernización corre a cargo de Combi Terminal Catalonia (CTC), “permitirá ofrecer la plataforma como nodo de cambio de ancho cuando se conecte con el ancho UIC del corredor del Mediterráneo”. Estos desarrollos permitirán al puerto catalán incrementar los tráficos ferroviarios con su hinterland, que se expandirá hacia Madrid y el conjunto del centro peninsular.