8 de diciembre de 2021 | Actualizado 12:59
Miguel Ambielle Director general de Kuehne Nagel España

“Las autopistas ferroviarias me parecen una idea fantástica, pero no sé qué éxito pueden tener en España”

Miguel Ambielle, director general de Kuehne Nagel España | Kuehne Nagel España

Perfil

Miguel Ambielle
Miguel Ambielle
Nacido en Madrid hace 55 años, Miguel Ambielle es Diplomado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia Comillas y cuenta con la titulación de transitario. Tiene una experiencia profesional de más de 30 años, de los cuales 20 los ha dedicado a la logística y el transporte, primeramente en Azkar como subdirector general, entre otros cargos, y los últimos 13 años como director general de Kuehne Nagel para España, Portugal y Malta. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en entornos internacionales y multinacionales.

El operador logístico germanosuizo Kuehne Nagel fue el escogido por la empresa farmacéutica Moderna para gestionar la distribución de su vacuna por Europa. El acuerdo ha impulsado el negocio pharma de la empresa, que, en palabras de su director general en España, Miguel Ambielle, “ha tenido una buena recuperación y ha sido un área de actividad que ha tirado muchísimo” en los resultados de cierre del primer trimestre de este año, junto con el ecommerce. El directivo también ha mostrado su satisfacción por los datos logrados en España y resalta que “la pérdida de clientes de logística en el periodo 2019-2021 es cero”. Además, lanza la previsión de que el incremento de los precios en el sector marítimo y aéreo tardará en reconducirse. En este sentido, asegura que la idea de cargar contenedores en trenes ayudará a preservar el medioambiente, pero, a su juicio, “solo tiene sentido en distancias largas y España tiene una estructura radial, nos guste o no”.

¿Cómo valora los resultados de este primer trimestre de 2021 en Kuehne Nagel en España?

Están completamente en línea con los datos globales presentados por nuestro consejero delegado. Hay una fuerte recuperación de la demanda de servicios de transporte y logística, muy especialmente en el ámbito marítimo y aéreo, con un repunte muy importante y muy tensionado por la falta de espacios. Ello ha tirado los precios hacia arriba. La recuperación ha sido buena, sobre todo en dos áreas de actividad como son el ecommerce y el sector pharma, que han crecido muchísimo.

Los servicios de logística han sido el sector que menos ha crecido en el conjunto del grupo. ¿Se ha reproducido esa tendencia en España? ¿A qué se ha debido y qué estrategias seguirán para recuperar cifras?

El descenso de la cifra a nivel global es por la desinversión en 2020 en el Reino Unido. En España no es así. Aquí la división va francamente muy bien, los clientes que tenemos son muy variados y hemos conseguido nuevos negocios en sectores como el suministro industrial y mantenemos todas las cuentas. La tasa de pérdida de clientes de logística en el periodo 2019-2021 es cero. No hemos perdido ni un cliente en España y hemos incorporado nuevos, así que estamos contentos.

“Tenemos acuerdos de colaboración locales para la distribución de otras vacunas”

¿Han contabilizado el coste que representa en sus operaciones los protocolos para evitar contagios del Covid-19?

La verdad es que no, pero sí hemos puesto como prioridad absoluta la seguridad de nuestros empleados. Fuimos de las primeras empresas que mandamos a nuestros empleados a trabajar a casa antes de la declaración del estado de alarma. De hecho, ahora mismo seguimos con una tasa del 55% de personal de oficina trabajando en remoto. La inversión en EPIs ha sido increíble. Somos 2.500 empleados y compramos cientos de miles de mascarillas, guantes, hidrogel e invertimos en concienciación e información, distanciamiento social, ventilación, depuradores de aire… A ello se suman las inversiones para trabajar desde casa: dobles pantallas, portátiles, teléfonos móviles, etc. No lo hemos calculado, pero se ha ido dinero. En todo caso, lo principal ha sido siempre la seguridad y la salud de nuestros empleados.

Ya distribuyen la vacuna de Moderna. ¿De qué volúmenes estamos hablando en el caso de España? ¿También realizan la logística de otras vacunas?

Esto es información confidencial que no podemos revelar. Efectivamente, con Moderna tenemos un contrato global y movemos mercancía por todo el mundo, no solo en España. En China, movemos la vacuna Sinovac y sí tenemos acuerdos de colaboración locales para la distribución de otras vacunas, pero no podemos facilitar detalles. Estamos ahí porque tenemos una red de pharma potentísima, de las más importantes del mundo, tanto en transporte aéreo como marítimo y terrestre. Sin embrago, somos una compañía discreta y no somos muy dados a hacer grandes alharacas.

Más allá del sector pharma, ¿qué otras actividades cree que se desarrollarán más a partir de las vacunaciones y de la relajación de las medidas para contener la pandemia?

Estará muy relacionado con la movilidad de las personas. Creo que uno de los primeros que va a recuperarse será el sector de la moda, porque hay mucha gente que no se ha comprado un traje o una camisa desde el año pasado. Y luego todos los que están relacionados con la movilidad: se recuperará la venta de vehículo nuevo, la renovación de parque por vehículo eléctrico e híbridos enchufables, etc. También el sector aeroespacial, que para nosotros es importante. Somos un proveedor de servicios logísticos para fabricantes de aviones y para el suministro de repuestos para aerolíneas en todo el mundo. Cuando la flota vuelva a volar, volverán a demandar servicios. También tenemos una división de cruise logistics que provee de servicios a cruceros, que están parados… Todo lo que esta relacionado con la movilidad de las personas va a tirar de la economía.

“La corrección a la baja de precios en el sector marítimo y aéreo no la veo en el plazo inmediato”

Los precios se encuentran en una dinámica aún alcista, especialmente en el sector marítimo y el aéreo. ¿Cómo puede evolucionar esta situación en los distintos segmentos?

Hay analistas que sostienen que esta será la nueva normalidad en el sector marítimo. Yo no lo sé, pero sí sé que los fletes que ha habido durante muchos años de 1.000 dólares o menos para un contenedor no cubrían los costes de la naviera. Y eso es lo que no puede ser. Es cierto que estamos en máximos históricos y que tenderán a bajar. ¿Cuánto? No lo sé, pero no bajarán tampoco mucho, porque realmente las navieras han estado en una espiral de pérdidas históricas de dinero y se han dado cuenta de que gestionando mejor la capacidad de contenedores disponibles, mejoran sus resultados.

En el sector aéreo es distinto. Un porcentaje altísimo de carga aérea se mueve en avión de pasajeros y la inmensa mayoría están parados. Los cargueros siguen activos, pero no cubren la demanda que existe de servicios aéreos. Y la demanda crece porque tanto pharma como ecommerce están tirando mucho. Por tanto, la corrección a la baja de ambos modos de transporte no lo veo en el plazo inmediato. Esta tendencia de precios altos no se va a corregir el mes que viene.

¿Qué estrategia sigue la compañía respecto al ferrocarril en España? ¿Le parece interesante el concepto de autopista ferroviaria que se está planteando para subir remolques y semirremolques al tren?

Eso tiene sentido para distancias largas. En Estados Unidos y algunos mercados de Europa sí tiene sentido porque te ahorras un montón de combustible, el salario de un conductor de cinco o seis días, etc. España tiene una estructura radial, nos guste o no. Sí puede haber distancias largas, por ejemplo, una Barcelona-Algeciras, pero ¿cuál es el volumen de tráfico de mercancías de Algeciras a Barcelona? Poco. Por lo tanto, no lo veo mucho para España. Me parece una iniciativa fantástica para distancias largas y para todo lo que sea preservar el medioambiente y contribuir a reducir la congestión de las carreteras y la emisión de CO2. Sin embargo, desde el punto de vista operativo y comercial, no sé cuál es el éxito que van a tener estas medidas en España. Hay que pensar que en Estados Unidos los trenes pueden medir 1.500 metros de largo. En España, el tren más largo tiene 750 metros.

Todos los modos de transporte están inmersos en una etapa de transformación para mejorar la sostenibilidad. ¿Están los clientes preparados para asumir el coste añadido que ello puede motivar?

Unos sí y otros no. Cuanto más grandes sean los clientes, más recursos tienen. Muchas multinacionales ponen entre sus requisitos cómo gestionamos la sostenibilidad. Al cliente más pequeño aún le cuesta entender esto porque su capacidad económica y su visión estratégica es un poco más limitada. En Kuehne Nagel, la sostenibilidad es una cuestión absolutamente prioritaria en nuestro plan estratégico. De hecho, somos una compañía pionera en calculadoras de CO2 y asesoramos a los clientes sobre cómo reducir su huella de carbono en su cadena de suministro, la cual está generalmente muy asociada a la velocidad de la misma. Esto está yendo muy rápido. Los medios de transporte están evolucionando y Kuehne Nagel tiene acuerdos ya con American Airlines o con KLM para la utilización de biofuel en las rutas aéreas con Estados Unidos y muchísimas de las navieras operan cada vez más con barcos impulsados por gas.

“No tenemos adquisiciones previstas en España, pero nos llegan oportunidades continuamente”

El ecommerce se ha convertido en una actividad clave ante la demanda del mercado. Son muchos los actores que están desembarcando o potenciando su presencia en el ámbito del comercio electrónico. ¿Cómo lo afronta Kuehne Nagel en España?

En cuanto al ecommerce propio, nosotros estamos potenciando la venta, booking, gestión y contratación de nuestros servicios a través de Internet. Esto ha sido una revolución, porque los servicios de transporte de carga de transitarios internacionales eran más difíciles de contratar por Internet. Adicionalmente, a través de nuestras plataformas digitales, ofrecemos toda suerte de calculadoras de CO2, reducción de la huella de carbono, etc. Y todo ello haciéndolo cada vez más friendly, más accesible, más intuitivo, más fácil, más rápido, con gestión de alertas o con información predictiva de incidencias, entre otros. También ofrecemos servicios de ecommerce a terceros. Tenemos clientes muy importantes en España y les proveemos de almacenaje y preparación de sus pedidos, ubicación y control hasta su expedición, que la contratamos con empresas de mensajería. En el tramo largo del transporte, ya sea por vía marítima, aérea o terrestre, también damos mucho servicio a clientes cuyo negocio principal es la venta online. De hecho, tenemos multinacionales cuyas plataformas de ecommerce gestionamos nosotros directamente.

Tras una etapa más calmada, se están multiplicando las concentraciones empresariales en el sector. ¿Tienen previsto crecer en España también vía adquisiciones?

Como corporación, Kuehne Nagel está haciendo adquisiciones permanentemente. La última fue la de Apex International en China, un operador grandísimo, con 2.100 millones de facturación. Todos los años vamos haciendo adquisiciones y estamos activos con arreglo a la estrategia de la compañía. Kuehne Nagel adquiere allí donde ve que complementa su negocio en un vertical de industria, en un nicho de negocio o en una zona geográfica. En España, no tenemos nada en cartera, pero siempre estamos dispuestos a escuchar y continuamente nos envían propuestas y oportunidades.

¿Se plantea Kuehne Nagel inversiones a corto o medio plazo? ¿Qué zonas considera claves para desarrollar nuevos proyectos en España?

Nuestras inversiones siempre van acompañando a nuestros clientes. Invertimos de forma continua y sostenida en mejora de nuestros procesos, de nuestros sistemas y de condiciones de nuestros empleados. Las inversiones en infraestructura van acompañadas de proyecto cliente. Tenemos una presencia muy fuerte en el cuarto noroeste de España: País Vasco, Madrid, Levante, Catalunya y Aragón, que es donde está más concentrado el negocio, aunque tenemos presencia en más sitios, como Galicia, Andalucía, Baleares y Canarias. No puedo decir nada porque son proyectos de clientes, pero estamos trabajando en la construcción de nuevas naves para nuevos contratos.