15 de agosto de 2022 | Actualizado 15:51
Santi Vila (Cercle d’Infraestructures), Damià Calvet (Autoridad Portuaria de Barcelona) y Oriol Altisench (Col·legi d'Enginyers de Camins, Canals i Ports de Catalunya) | J.S.

El puerto de Barcelona reclama celeridad en el despliegue de ecoincentivos ferroviarios

Damià Calvet teme que los precios de la energía y la liberación de peajes hagan perder competitividad al ferrocarril

El presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Damià Calvet, ha demandado hoy mayor celeridad en la definición e impulso de los ecoincentivos para que el tráfico ferroviario no pierda competitividad ante el aumento de los precios de la energía y la liberación de los peajes en la AP-7. “Pedimos que no se trasladen directamente los costes de la energía a los actores ferroviarios, que el Estado calcule y asuma un déficit tarifario ambiental para el transporte de mercancías por ferrocarril”, ha afirmado Calvet este viernes durante su comparecencia en un acto organizado en Barcelona por la Fundació Cercle d’Infraestructures.

“El ecobono está en marcha, pero no termina de llegar, pedimos que se defina de una vez”
Damià Calvet Presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona

En el último año, los precios de operar un tren de mercancías con tracción eléctrica “según los operadores, han crecido un 25%“, lamenta Calvet, “llega a ser más barato usar una locomotora diésel, que es mucho más contaminante”. Esto, sumado a la desaparición de los peajes, está incrementando la competitividad de la carretera ante el ferrocarril. “Es absurdo”, concluye, porque “todo lo que por un lado hemos hecho y tanto nos ha costado, se puede deshacer por el otro, en detrimento de la sostenibilidad”.

Para impulsar el incremento de la cuota modal ferroviaria, el máximo responsable del recinto portuario ve necesario que el Estado ofrezca subvenciones a los operadores y demás actores ferroviarios, “como ya hacen otros países europeos”. “Se nos dice que el ecobono está en marcha pero no termina de llegar”, explica Calvet, “pedimos que se defina de una vez y se pueda aplicar”.

El recinto catalán ha marcado este año un nuevo récord en cuota ferroviaria del transporte de mercancías, el 15,5%, que lo sitúa como el principal puerto en el Estado y muy cerca de la media europea. La intermodalidad del puerto supuso en 2021 un ahorro de 40.000 toneladas de CO2, lo que supone sacar unos 200.000 camiones de la carretera, según las estimaciones de la autoridad portuaria. Calvet asegura que los resultados económicos de 2021 dejan un cash-flow con el que promover un “nuevo ciclo de inversión ecoeficiente”, que servirá para financiar proyectos como los accesos viarios y ferroviarios, el nuevo hub ferroportuario en el sur del puerto o el Plan de Electrificación de Muelles, que se presentará la próxima semana.

El ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana tiene previsto lanzar la primera convocatoria de ecoincentivos para el transporte ferrroviario y marítimo a lo largo de este primer trimestre de 2022. La directora técnica de Planificación del departamento, María Corral, anunció en noviembre que se van a destinar 120 millones de euros a estas subvenciones en concurrencia simple “entre 2022 y 2024”. Sin embargo, todavía no hay una definición clara del porcentaje que se destinará a cada modo, aunque “la previsión es que sea del 50% para cada uno, pero dependerá de las características de cada línea”, explicó Corral.

Por otro lado, Damià Calvet ha reivindicado el papel del recinto como “hub industrial del comercio internacional de Catalunya”, que en 2021 ha alcanzado un nuevo récord de exportaciones, que ya representan el 25,4% de todo el Estado. Sin embargo, ha mostrado su disconformidad con el modelo actual de gestión portuaria, al que ve como un impedimento para seguir creciendo: “Necesitamos mucha autonomía de gestión, más de la que hoy en día tenemos” para alcanzar los objetivos del IV Plan Estratégico 2021-2025.

EL PUERTO QUEMA ETAPAS PARA CRECER EN SUELO INMOLOGÍSTICO
La autoridad portuaria está finalizando los trámites para transformar los terrenos que ocupaba Total Petrochemicals Ibérica en dominio público portuario tras la adquisición de dicho espacio de unos 100.000 metros cuadrados. Cuando finalice este proceso, la autoridad portuaria cederá el activo a la gestora de la ZAL, Cilsa, para iniciar las obras y la posterior concesión, que previsiblemente se sitúen “entre finales de 2022 y principios del 2023”. La inversión en suelo logístico es uno de los objetivos estratégicos del puerto para “desarrollar logística con tráfico marítimo”, asegura Calvet, “para incidir en el desarrollo del país en su conjunto”.