30 de septiembre de 2022 | Actualizado 16:39

Aragón aspira a reforzar su alianza con Tarragona por su papel como hub petroquímico

El puerto catalán y el Gobierno aragonés buscan sinergias para los flujos petroquímicos por ferrocarril, como ya sucede con el agroalimentario
La consejera de Economía, Planificación y Empleo y presidenta de Aragón Plataforma Logística, Marta Gastón, y su equipo, se reunieron este martes en Tarragona con el presidente de la autoridad portuaria, Josep Maria Cruset | Autoridad Portuaria de Tarragona

Los graneles alimentarios, especialmente los cereales y la harina de soja, constituyen en la actualidad el principal tráfico de mercancías por ferrocarril entre el puerto de Tarragona y Aragón. Sin embargo, la especialización del puerto catalán en productos químicos e hidrocarburos está generando un creciente interés en el Ejecutivo aragonés, que estudia alternativas para ampliar sus tráficos ferroviarios y diversificar los productos “para potenciar nuevos sectores estratégicos”, asegura en un comunicado.

“Se están estudiando proyectos conjuntos para impulsar la logística en Zuera y Caspe”
Marta Gastón Consejera de Economía, Planificación y Empleo de Aragón

El impulso de la intermodalidad ha sido uno de los focos prioritarios en la reunión prospectiva que mantuvieron ambas partes este martes, durante la visita de la consejera de Economía, Planificación y Empleo y presidenta de Aragón Plataforma Logística (APL), Marta Gastón, a las instalaciones del puerto tarraconense. Allí se ha reunido con el presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Josep Maria Cruset, quien ha desgranado las oportunidades ferroviarias que ofrecerá el recinto cuando finalicen los proyectos estratégicos enmarcados en el plan Horizonte 2023, que avanzan en sincronía con la llegada del Corredor Mediterráneo a Tarragona.

La mejora de las comunicaciones con Europa convertirá a Tarragona en el “nodo logístico con conexión con ancho de vía internacional más al sur de Europa”, auguran desde la autoridad portuaria. Este desarrollo, sumado a la entrada en funcionamiento del Túnel del Coll de Lilla -que reducirá el tiempo de trayecto por carretera entre el puerto y los clientes de su hinterland, acortando un cuarto de hora la ruta entre Tarragona y Lleida y Aragón-, supone una oportunidad para explorar nuevos servicios de transporte de mercancías.

En esta línea, ambas entidades han acordado reforzar sus lazos para ganar en competitividad: “El objetivo de la colaboración entre APL y el puerto de Tarragona es impulsar nuevas alianzas”, ha explicado Marta Gastón, “se están estudiando proyectos conjuntos para impulsar la logística en distintas localizaciones de Aragón, como Zuera y Caspe, para optimizar el transporte de cereales desde el puerto utilizando el tren en vez del habitual por carretera”.

Dichos municipios, especialmente Zuera -donde se encuentra una terminal a escasos kilómetros de Zaragoza y su Centro Logístico Ferroviario Zaragoza Plaza-, son destinos habituales y consolidados para el tráfico de agroalimentarios provenientes del puerto de Tarragona. Según confirman desde la autoridad portuaria, “actualmente hay tres salidas semanales a Zuera, pero durante el año se llega a puntas de cinco salidas semanales, con dos envíos más dirección Monzón”. Entre los productos transportados por estos servicios, operados por Renfe y Go Transport, destacan como tráficos fundamentales el trigo y el maíz, y “de forma menos frecuente, la harina de soja”.

“En dos años, Horizonte 2023 situará al puerto entre los más competitivos del Mediterráneo”
Josep Maria Cruset Presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona

El Gobierno aragonés está trabajando en impulsar ambas plataformas logísticas y, de hecho, tiene en marcha un proyecto para crear un nuevo espacio logístico-industrial de 150 hectáreas en Zuera, que prevé que entre en funcionamiento entre 2024 y 2025. Por su parte, la Autoridad Portuaria de Tarragona lleva años persiguiendo el objetivo de mejorar las conexiones ferroviarias con su hinterland, como demuestra la entrada el año pasado en el accionariado de la Terminal Intermodal de Monzón (TIM), del grupo aragonés Samca. Además, ofrece bonificaciones T3 a las empresas aragonesas cargadoras que utilicen el tren para recibir los productos importados en el puerto de Tarragona.

Estas actuaciones se complementan con las realizadas en la terminal intermodal de Guadalajara-Marchamalo, que prevé la licitación de su segunda fase de obras para finales de año, así como otros proyectos de calado dentro del plan portuario Horizonte 2023: la Zona de Actividades Logísticas y la ampliación y mejora de la terminal intermodal de La Boella. “En dos años, estas infraestructuras pondrán las bases para situar al puerto entre los más competitivos del Mediterráneo”, ha manifestado el máximo responsable del puerto, Josep Maria Cruset.